El Yoga es para todos

Cuando conocí el Yoga en 2004, recuerdo acudir con señoras mayores que tomaban el Yoga como una gimnasia de mantenimiento.

Los jóvenes que allí acudiamos, lo hacíamos para poder gestionar el stress que el trabajo nos generaba, ó tal vez, para poder seguir haciendo un poco de actividad física después de sufrir alguna lesión, causada por excesos de deporte.

Más tarde cuando me fuí a vivir a Madrid, recorrí innumerables escuelas de yoga, pero en algunas academias, vi clases masificadas, donde se metía bastante caña a los alumnos.

Y llegó el Instagram y con él el postureo, donde parece importar más la alineación y la estética de la fotografía que la verdadera esencia de la práctica.

Es por eso, que desde la propia aplicación de Instagram, un grupo de mujeres se ha unido para crear semanalmente publicaciones, que acerquen el yoga a las personas reales, con sus defectos y virtudes, con sus cuerpos no tan estéticos.

Y es que para prácticar Yoga, no hace falta estar delgada, tener un cuerpo fit o saber hacer el pino con una mano, mientras con la otra se amamanta un bebé.

Para hacer yoga, solo hace falta, en palabras de Lara de @myjunglemats dos cosas:

Tener un cuerpo y hacer yoga

Las publicaciones, se realizan cada Lunes con el hashtag: #micuerpoyoguimola y #myyogabodyrocks, desde los cuales, se invita a todo el mundo a unirse a este movimiento, fotografiándose en una de las 8 posturas diferentes del saludo al sol (surya namaskar), y publicandola con esas etiquetas.

¿Y tú, te apuntas al reto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *